viernes, 6 de junio de 2014

Pérgola de madera en Austria

El mes pasado hice un viaje a Austria para asistir a un curso de madera contralaminada "CLT" (del que espero hablar en otro post). Este país conserva la tradición del uso de la madera en la construcción. No es así el caso de España, donde, desgraciadamente, hemos tenido un gran parón. Y eso ha permitido que uno vea la madera por todos lados cuando pasea por Austria. Y, sobretodo, que ésta esté bien empleada, me refiero a que hay un correcto diseño constructivo y/o una correcta elección de la especie, que garantiza la durabilidad del material. Vamos, que no se nos pudra en cinco años y tengamos que cambiar/tirar la madera.
Traigo aquí un ejemplo que vimos durante un paseo en un pueblo de Austria:

Pérgola para el coche
Muy sencilla, son dos pórticos de madera laminada, atados mediante correas de madera aserrada, y una chapa grecada como cubrición. Como veis, es lo suficientemente grande para que entren dos coches.
Pérgola para coche. Pöchlarn. Austria
Llama la atención la triangulación que se dispone en el pilar de la izquierda que permite rigidizar la estructura frente a los esfuerzos en su plano.

No sé que madera es. Reconozco que no nos detuvimos mucho, por las dudas de que saliese el dueño a preguntarnos que hacíamos ahí. Así que no puedo comentar la durabilidad natural de la especie elegida (según la norma UNE-EN 350-2). La pérgola al estar al exterior, cubierta y sin contacto con el terreno, está en clase de uso 3.1 (norma UNE-EN 335-1). Pero no puedo comentar si la elección de la especie es adecuada para esta clase de uso, y si es necesario algún tratamiento protector.

Pero lo que me llamó la atención es la protección por diseño:


Protección por diseño
Aleros:
Se plantean amplios aleros que protegen los coches y, de paso, la estructura de madera.

Encuentro con el terreno
El pilar de madera se ancla mediante tres pernos (en la foto de la izquierda sólo se ven 2) a un perfil UPN. Es el perfil de acero el que se embebe en el terreno. De esta manera la madera no entra en contacto con el suelo y se permite la ventilación.


Encuentro con el terreno. El pilar de madera se ancla al UPN metálico, no tocando el suelo y permitiendo la ventilación.

Protección de las testas
Vemos que se coloca una tabla de madera a lo largo del alero. Esta tabla evita que se mojen las testas de las correas, y funciona como madera de sacrificio. Si se estropea, se sustituye sin problemas y de forma económica.

Ver la tabla colocada bajo el alero que protege las testas de las correas.
Notar también que las correas en sus extremos se recortan. Es la zona menos solicitada mecánicamente, y de paso, se evita que se moje la madera innecesariamente.
Notar también que la viga del pórtico termina enrasada con la última correa, evitando que sobresalga más de la cuenta, así no se moja tanto, y no queda una superficie horizontal expuesta donde pueda acumularse agua. 

Acumulación de agua
No existe ninguna parte de madera que esté en horizontal y permita la acumulación de agua en ella. Siempre están cubiertas.


Uniones
También quiero comentar un poco las uniones. Personalmente me gustan las uniones tradicionales, y en esta pérgola encontramos algunas:

Unión viga y tornapuntas:
Mediante un embarbillado simple. Esta unión solo trabaja a compresión. Es por ello que se coloca un tirafondo, como podemos ver en la siguiente foto. Este tirafondo asegura la unión frente a posibles inversiones de esfuerzos. Por ejemplo, en caso de un fuerte viento que succione la cubierta y quiera llevarla volando. Todos los embarbillados tienen este "tornillo".
Unión viga y tornapunta mediante un embarbillado simple.
En la foto se ve el tirafondo que asegura la unión 

Unión pilar y tornapuntas:
Mediante un embarbillado simple. El tirafondo no se ve en esta foto.

Ambas tornapuntas se unen al pilar mediante un embarbillado simple

Acoplamiento viga:
La viga horizontal de uno de los pórticos se resuelve mediante la unión de dos vigas laminadas independientes por su cara (acoplamiento). Para que trabajen solidariamente se unen mediante pernos (se ve uno en la foto) y se colocan cuñas de madera más dura (frondosas, normalmente) para asegurar la transmisión de los esfuerzos rasantes.
Acoplamiento de dos vigas de madera laminada.
Vemos la llave de madera  y el perno que las unen

Esta solución era muy común en la arquitectura tradicional, ya que muchas veces no se encontraba madera aserrada de sección suficiente, y se usaban varias piezas unidas de este modo para que trabajasen juntas.


Espero que os gustase.

2 comentarios:

  1. Interesantísimo! Algún día deberías dar un curso sobre uniones en madera.
    Posiblemente también se podrían proteger con una tabla de sacrificio las testas de las vigas en voladizo.
    Angela

    ResponderEliminar
  2. Gracias Angela! No me considero una experta en uniones en madera, pero he tenido muy buenos profesores. En cuanto a la protección de las testas mediante una tabla de sacrificio, tienes toda la razón. Es una opción económica y eficaz.
    Un saludo!

    ResponderEliminar